30 ago. 2017

Rafael Chirbes. "La larga marcha".

Una muy buena amiga, conocedora de mis gustos literarios, me obsequió las Navidades pasadas con este título de Rafael Chirbes, autor valenciano desaparecido hace poco más de dos años (†15/8 /2015). Desde enero la novela ha estado quieta, callada y humilde, aguardando que la tomase entre mis manos. Por hache o por be, o sea, no sé a ciencia cierta por qué, yo no atendía su llamada; pienso que la calidad del autor, contrastada por mí en su excepcional "En la orilla" (leer su reseña aquí), me llevaba inconscientemente a pensar que me encontraría con un escrito muy inferior a ella, pero estaba muy equivocado.


Soy consciente de que formo parte del común (-ahora está muy en boga esta palabra, que alterna con 'Común' con mayúscula y 'En Común'-), del común de los mortales, quiero decir, que llegó hasta el escritor de Tabernes de Valldigna a través de la adaptación a televisión en 2011 de su novela "Crematorio" que mostraba, de un modo nunca visto por mí hasta entonces, la prepotencia de la clase dominante española capaz, para conseguir beneficio económico, de arramplar sin problema de conciencia alguno con todo y/o con cualquiera que se pusiese por delante. El asunto que se trataba allí, junto a la magnífica actuación  en el papel del constructor Rubén Bertomeu del actorazo que fue Pepe Sancho, me hicieron interesarme por este escritor que yo conocía pero del que nada hasta entonces había leído. Mi iletrado conocimiento de su persona me había llegado a través de unas conferencias que, durante el último año del siglo pasado y sobre el futuro de la novela española en el que se avecinaba, se hicieron en ahora no recuerdo si fue la Biblioteca Nacional o la Fundación Juan March. El Chirbes conferenciante me pareció un hombre muy vital, muy animoso, muy crítico, un hombre que vivía su oficio de escritor con una fuerza por mí pocas veces vista. Sólo me quedaba comprobarlo por mí mismo, y así lo he hecho por ahora con la que le sirvió para ser galardonado con el Premio Nacional de Narrativa 2014, "En la orilla" y con ésta, "La larga marcha".

Novela social realista española actual


Mi comentario
"La larga marcha" se estructura en dos partes. En la primera titulada "El ejército del Ebro" nos encontramos, finalizada ya hará casi diez años la guerra civil, con una serie de familias de diversas localidades españolas: en Fiz, Asturias, la familia de Manuel Amado Couto; en Bovra, Valencia, los hermanos Vidal: Raúl y Antonio; en Salamanca la familia de Pedro del Moral formada por sus dos hijos: José Luis y Ángel; y ya en Madrid, malviviendo, otras muchas como la de Vicente Tabarca y su mujer Luisa Montalbán que tienen dos hijas: Alicia y Helena; la de Luis Coronado que vende cigarros sueltos y lo que se tercie junto a su mujer Elvira Rejón que trabaja en casa para una camisería; los aruinados hermanos Seseña -Roberto y Gloria- que vivieron la guerra ocultos en el Madrid republicano y que ahora en los cuarenta y cincuenta saldrán adelante uno, Gloria, casándose con su antiguo empleado y hoy próspero promotor inmobiliario Ramón Giner, y el otro, Roberto, casado con Mariló Muñiz, aceptando las condiciones caudinas impuestas por su yerno de abandonar la casa familiar; etc

Una novela coral
Todos estos seres sobrellevan la dura posguerra como pueden, pero en general, salvo los Giner que se están forrando con el negocio inmobiliario, malamente.  El hambre, la represión interior, los abusos y movimientos de población por la construcción de enormes obras públicas, el estraperlo, la picardía para poder llevarse algo a la boca, la decepción de parte de los que lucharon al lado de los vencedores, la humillación de los perdedores... son los constituyentes de la España que Chirbes nos dibuja en esta primera parte, durante cuya lectura constantemente acudían a mi memoria esos otros personajes, desvalidos como éstos, que en 1950 crease Camilo José Cela en su novela "La Colmena". Como en aquella los personajes de "La larga marcha" más que individualidades son elementos de un ente superior, el pueblo español. Sin embargo, a diferencia de la obra del autor de Iria Flavia que circunscribía el campo de su análisis a la ciudad de Madrid, Chirbes abre el espectro y lo extiende a todo el país. La constatación que tenemos tras la lectura de las distintas secuencias que conforman este primer apartado es el de una España chata, gris, apagada, fea, triste, humillada. Una España en la que todos han resultado perdedores, incluso los vencedores, como el camisa vieja Pedro del Moral que subsiste mal que bien boleando zapatos, que diría un argentino, en el salmantino Café Novelty.

Todo un mundo de contradicciones
Los personajes deben tomar decisiones contrarias muchas veces a sus verdaderos deseos, decisiones que les vienen impuestas por las férreas condiciones en que se desarrolla la vida del país. Por esto las aguas de un pantano en construcción harán que Rosa Moura y Manuel Amado emigren a Madrid o que su hermana Eloísa decida, con sorpresa para todos, casarse con Manuel Pulido, guardia civil enviado a la localidad; Vicente Tabarca, médico con principios donde los hubiera, deberá realizar prácticas médicas no legales para sacar adelante a sus dos hijas y así prosperar; algunas de las mujeres casadas sufrirán engaños que aceptarán por parte de sus maridos e incluso recibirán presiones para allegar dinero a la casa del modo que sea; los más humildes no ven más salida para sus hijos que darles educación fuera de sus pueblos (Carmelo Amado, Raúl Vidal y José Luis del Moral irán a estudiar a un orfanato de León)...

La segunda parte, "La joven guardia", me ha resultado más próxima. Me he sentido identificado no pocas veces con muchos de los personajes y he reconocido no pocas de las situaciones. Los protagonistas de las secuencias de esta parte son José Luis del Moral, Luis Coronado, Gloria Giner, Helena Tabarca, Raúl Vidal, Carmelo Amado, Roberto Seseña, Ignacio Mendieta, Gregorio Pulido (el único que no es estudiante, sino obrero), Ángel del Moral, etc., etc. Un coro de seres, jóvenes en esta parte, que viven con juvenil ímpetu su irremplazable vida. Sus padres, protagonistas de la primera parte, están ahora en un segundo plano, interviniendo en sus vidas menos de lo que quisieran y más, mucho más, de lo que inocentemente los muchachos piensan.

Estos chicos viven, crecen, se enamoran, estudian, luchan por cambiar España con inocente y juvenil ardor. En ellos prosiguen las contradicciones que avistamos en sus padres aunque evidentemente ya no estamos en los cincuenta; ahora los años sesenta y primeros setenta dibujan un país diferente en pleno desarrollismo, un país en el que los jóvenes van al Cine (Carmelo Amado lo descubrirá viendo la película "El gran combate" de John Ford ("Fue en el cine Callao, y aquella tarde proyectaban 'El gran combate' de John Ford. Carmelo no olvidaria nunca la emoción que le produjo aque local lujoso, que contrastaba con la modestia de la sala de cine de su aldea, que no era más que un. almacén pegado a la trasera de la parroquia de Fiz",  pág. 211); para quienes la literatura es importante ("Carmelo imaginaba que podía parecerse a Larry, el protagonista de 'El filo de la navaja' que lo abandonaba todo, para buscarse a sí mismo; o a los personajes que salían en las  novelas de Jack  London", pág. 215 ); jóvenes que hacen tertulia en cafés como 'El laurel de Apolo' donde comentan libros, películas y artículos de revistas como "Triunfo", "Primer Acto", "Film Ideal", "Nuestro CINE" que les servirán para afirmar su conciencia política -la mayoría milita en agrupaciones de izquierda- y para consolidar sus relaciones afectivas y amorosas; unos jóvenes de los que ya  algunos han salido a Europa... En definitiva el país real de esos años.

Lo mejor de esta panoplia de personajes que Chirbes dibuja es la maestría con que sabe mostrar la distinta psicología femenina y masculina. Todos los seres que presenta el novelista resultan verosímiles en todo: en sus dudas ante el sexo, en sus decisiones familiares y de relación personal, en sus acercamientos y/o alejamientos entre unos y otros, en su resistencia ante la adversidad, en sus falsedades y ocultamientos, en sus sinceras entregas...

Muchos asuntos se cuelan en esta segunda parte: el rock&roll, la moda, el arte, la lucha política universitaria, las huelgas y manifestaciones,  las dudas sobre la orientacion sexual, la doblez y ocultamiento de las actividades por parte de los hijos hacia sus padres, las contradicciones en unos y otros -padres e hijos-, el abuso de los dirigentes políticos -aqui simples estudiantes- al utilizar a veces la disculpa ideológica para conseguir sus fines particulares cuál es birlar la novia a alguien... La vida española real de esos años es el fondo sobre el que se recorta la actividad de estos jóvenes: la expulsión de Tierno Galván de la universidad en 1965, mayo del 68, las drogas, el proceso 1001 en 1970, la enfermedad del Caudillo...; y en lo social el tremendo choque entre la lobreguez de los calabozos de la Dirección General de Seguridad en la Puerta del Sol y la vida y las risas del exterior que desde allí dentro se escuchan. Como he dicho todo un mundo de tremendas contradicciones, pero muy real, muy auténtico, el que muestra en esta excepcional novela Rafael Chirbes.

Un magnífico estilo
Todo narrado con esa estupenda pluma que el escritor valenciano maneja como nadie y que es la que hace que la novela no se quede en un magnífico fresco de la realidad española de esos años sino que alcance la categoría de obra maestra. Y es que Chirbes emplea con naturalidad técnicas y  recursos estilísticos: perspectivismo, manejo adecuado de la sintaxis para crear efectos de demora o de anticipación,  un vocabulario pretendidamente característico ('chaparro' -arbol-, 'lampistería', 'hocinos de segar', 'zaíno', 'manijeros', 'guarrino'...), narrador externo objetivo, imágenes literarias, etc.
A lo anterior, y claramente también como elementos de estilo, se añade  el fuerte culturalismo que rezuma por toda la novela: cine, literatura, música. Y lo mejor de todo ello es observar de nuevo la maestría y la naturalidad con que Rafael Chirbes los incluye en el relato, sin estridencia alguna.


Final
Con "La larga marcha" (1996), premiada en Alemania con el Premio SWR-Bestenlisten, inició Rafael Chirbes una trilogía sobre la sociedad española que va desde la posguerra hasta la transición, que se completa con "La caída de Madrid" (2000) y "Los viejos amigos" (2003).

Madrid bajo el franquismo, Chirbes, "La caída de Madrid", "Los viejos amigos"

Leyendo "La larga marcha" me ha dado la impresión de estar leyendo a un clásico de la literatura española. Veo a Chirbes formando parte por derecho de la gran tradición literaria de nuestro país,  engarzando directamente con el Cela de "La Colmena" y los novelistas sociales de la generación de los cincuenta, en especial con la Carmen Martín Gaite de "Entre visillos".

Diríase que Chirbes en esta novela lamenta la llegada de un nuevo estilo de vida, de un mundo nuevo, que choca y echa por tierra los valores arraigados en el amor y seguridad que da el terruño. Por el paisaje inhóspito de la gran ciudad deambulan unos seres que parecen sonados, con muy pocos recursos para maniobrar, seres que deberán tomar decisiones que no les agradan en principio pero que les serán inevitables para poder sobrevivir. La principal es la de abandonar sin deseo alguno sus orígenes, el pueblo, la tierra a la que estaban unidos por nacimiento e historia. Estamos ante unos trasterrados que no se asentarán definitivamente en sus nuevas localidades hasta que lo hagan sus hijos, que son los que lucharán para cambiar las condiciones de vida del país. Pero incluso éstos añorarán en su fuero interno la libertad y disfrute de la vida que gozaron siquiera brevemente durante los años de infancia o en las visitas fugaces que ya en su juventud hicieron a esos espacios naturales. El canto horaciano del "Beatus ille" que recogiera Fray Luis de León me ha parecido reconocerlo en este volver la mirada a los orígenes que Chirbes impone a los personajes de su novela.
"Fue en aquel momento cuando quiso volver atrás, pedirle a alguien una tregua, que echasen a andar en dirección contraria las manecillas del reloj, establecer con un interlocutor válido un pacto que lo devolviera a la normalidad. Recordó con viveza el rumor del torrente en las traseras de su casa de Fiz, las camelias y las jacarandás del jardín de la mansión del indiano y el viejo almacén a espaldas de la iglesia en el que los domingos proyectaban las películas, y quiso echarse a correr hacia atrás, hacia todo aquello que sabía que ya nunca volvería a ver porque yacía enterrado para siempre bajo el agua de un pantano" (pág. 391)

21 comentarios:

  1. Guau!! Qué reseñas más trabajadas! Yo que desde un tiempo a esta parte soy una locuela porque no me da tiempo ni leer, y te encuentras con estas reseñas que me hacen quedarme con la boca abierta.
    Este tipo de novelas no son para mí. Se necesita tiempo o concentración para poder disfrutar de ellas en condiciones y no tengo ninguna de las dos cosas. Recuerdo que cuando era adolescente intenté leer La colmena dos veces, y nada.. no hubo suerte. Me gusta más como escribe Gabriel García Marquez por ejemplo. Cela siempre me costó. Supongo que toda lectura tiene su tiempo. Dentro de unos años podré de nuevo bucear en condiciones en novelas que lo merezcan y ahora no pueda darles una oportunidad. Así que me guardaré esta para más adelante.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Violeta:
      'Cada instante tiene su afán', decía no sé quién. Quiero decir que en la vida todo son etapas y veo que tú eres joven y estás que no sabes de dónde sacar tiempo. Así estaba yo hasta no hace mucho en que pasé a otro estadio vital sin los afanes laborales de la vida activa. Ja, ja..., a buen entendedor pocas palabras bastan, ¿no? Vamos que ahora mi divertimento, mi distracción es leer y escribir reseñas. Disfruto mucho haciéndolas, aunque me digo con frecuencia que me enrollo mucho y que debería ser más breve. Oye, chica, lo intento, pero se ve que la costumbre es difícil de cambiar a estas alturas.
      Por eso, Violeta, no hay de qué preocuparse; como bien dices guarda este título para cuando tengas tiempo, te aseguro que disfrutarás mucho con él.
      Un beso

      Eliminar
    2. Sí, más o menos joven... por lo menos de espíritu, jajjaja. Pero sí, de reciente maternidad, con niña, perro y marido. Sin trabajo pero buscando. En fin.. sin tiempo, sin concentración. Preocupaciones y agobios. Responsabilidades... Esto hace que no puedas escoger una novela sesuda ni tampoco pensar mucho las reseñas. Algo light y adictivo.
      Besos

      Eliminar
    3. Joven y en un momento precioso de tu vida. Das mucha envidia. Disfruta del momento, tiempo habrá para lecturas sesudas. Además hay novelas lights muy entretenidas que sirven para desconectar debidamente.Esas son las tuyas en este momento.
      Besos

      Eliminar
  2. Es que, ¡¡menuda novela!! Me has refrescado la memoria con esta magistral historia que leí hace apenas dos meses. Es todo un clásico o llegará a serlo. Méritos los tiene todos.
    Muy buena y completa tu reseña, como siempre.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una magnífica novela. Todo un clásico, como bien dices, Rosa.
      Un beso, amable amiga

      Eliminar
  3. Aún no he leído, pero con esta trabajada reseña me animaré.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  4. No he leído nada del autor y no creo que me anime con él, pero me alegro de que hayas disfrutado tanto con esta lectura. Besos

    ResponderEliminar
  5. Un autor al que no he leído todavía, pero que no tardaré, entre Rosa y ahora tu reseña habéis hecho que lo anote como lectura inmediata.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  6. Hala, otro fanático de la obra de Chirbes. Rosa estará encantada.
    De este autor leí "La buena letra", me gustó bastante pero me dejó un regusto triste. Retomaré su obra más adelante pero de momento creo que es demasiado para mí, necesito evasión y algo más ligero.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Paloma:
      Cierto es que sus obras por puro realistas no rezuman mucha alegría, eso sí que no, pero es muy buena literatura y se lee perfectamente, de verdad.
      Besos

      Eliminar
  7. Hola, Juan Carlos.
    Esta novela se lee de un sorbo, me encantó. Creo que, como dices, puede seguir la estela de "La Colmena" sin problemas. No te parece, aparte, que el estilo de Chirbes es distinto a su obra posterior más conocida como "Crematorio", más accesible, quizá.
    La historia del doctor Tabarca y como afronta la toma de postura ideológica de su hija es terrible. Puro pesimismo marca Chirbes.
    Una reseña muy trabajada de la que aprender, como siempre.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Gerardo:
      Completamente de acuerdo contigo en que la escritura de Chirbes en esta novela es más sencilla, "más accesible" dices tú -¡perfecto!- que la de relatos posteriores. Como digo en la reseña "Crematorio" no la he leído, la conozco en su versión televisiva, pero sí que lei y con mucha satisfacción "En la orilla"; respecto a esta última "La larga marcha" es de un estilo más diáfano, más transparente, pues "En la orilla" Chirbes sube un peldaño en su trayectoria literaria y crea una obra, en mi opinión, más llena de estilismos que ésta de la que estamos hablando.
      Respecto a la reacción del dr. Tabarca con su hija creo que Chirbes demuestra su gran conocimiento de la realidad española de aquellos años. Vista en frío, sí, es terrible; pero la realidad es que el doctor que ha sufrido lo indecible en su vida pasada por sus ideas desea que las mismas no le hagan la vida imposible a su hija. ¿Pesimismo? No sé, yo diría que pura observación y reflejo fiel de una realidad tantas veces vivida y repetida en nuestro país.
      Gracias por tus palabras, Gerardo.
      Un fuerte abrazo

      Eliminar
  8. Alguna vez alguien podría intentar explicar por qué un autor tan extraordinario como Chirbes es tan poco conocido, tanto en sus obras más breves como en las monumentales "En la orilla" y "Crematorio".

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es cierto, ¡e inexplicable!, que un pedazo de novelista como Chirbes sea tan poco conocido. Espero que adeptos al valenciano como el blog de Rosa Berros y otros muchos consigan cambiar esta equivocada valoración.
      Muchas gracias por tu comentario, Albert

      Eliminar
  9. ¡Pedazo reseña para pedazo libro!
    Creo que voy a acuñar un término nuevo, pero soy Chirbesiana cien por cien,no solo por ser valenciana y haberlo mamado desde siempre, pero lo adoro, y esta obra en concreto me fascina; la guerra civil y la postguerra son mis épocas favoritas de la Historia, y en contra de lo que mucha gente piensa, no está todo escrito ¡ni mucho menos! sería como decir que ya sabemos todo del Holocausto Nazi, vamos, imposible.

    Ojala más gente lo conociera y amara...
    Besitos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me gusta el palabro, 'chirbesiano/a'. Me lo apunto y desde ya me adhiero al movimiento; pienso, igual que Albert Esteban que su obra no está lo suficientemente difundida y como él pide una explicación a tan incomprensible hecho yo desde aquí voy a dar una: no se admite la independencia de criterio y Chirbes era fundamentalmene un hombre honesto e independiente, en definitiva, un intelectual como pocos ha habido en España.
      Un beso

      Eliminar
    2. Um place pata mi mente
      Es
      leerte
      un estilo especial
      el de tus letras
      un abrazo desde
      Un Miami que recien se esta recuperando

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...